El sistema educativo

El sistema educativo está mal. En mi testimonio como docente de niveles superiores por casi dos años, si veo injusto el sistema de grupos al momento del aprendizaje. ¿Por qué?

En un grupo, el tener varios alumnos, sabemos que cada uno es diferente, y tiene sus necesidades. Hay alumnos que aprenden lento pero aprenden bien. Otros aprenden rápido pero no aprenden bien. Otros aprenden lento pero no aprenden bien. Y por último, los mejores: los que aprenden rápido y bien. E incluso están aquéllos los que saben más que el maestro como un caso de genios.

¿Cómo puedes dar una clase con tanta variedad?

Actualmente, si yo señalo a un alumno como un individuo que aprende lento y mal, lo toma muy a pecho y dice que es un burro, y se le aísla. Y si señalo al alumno que aprende rápido y bien se dice que es un genio (aunque no lo sea).

La solución que propondría es separar a los alumnos no por edades, sino por la rapidez y efectividad de su aprendizaje.

Seamos sinceros… lo ven con sus hijos, sobrinos o con nosotros mismos.

Si separáramos a los alumnos de esa forma, se podría tener un maestro adecuado para sus necesidades. Si tenemos alumnos que aprenden lento (que no tiene nada de malo, pero se pueden emplear estrategias adecuadas para mejorar la rapidez de aprendizaje) se cubrirán los temas de buena forma, para regularizarlos.

Por experiencia, es muy frustrante ir demasiado lento mientras que los alumnos buenos se aburren. Y por otra parte, es muy feo tener que ir demasiado rápido para que los alumnos buenos aprovechen y los demás se atrasen.

He visto que hay varios jóvenes que están trayendo al país muchas medallas de oro, plata y bronce en olimpiadas de matemáticas, física, concursos diversos. Pero triunfan también porque los padres, o incluso los mismos docentes detectan su facilidad e interés en el aprendizaje, y LOS SEPARAN del grupo, para enseñarles técnicas y métodos más avanzados para ellos. No siguen siempre en el grupo, y por eso triunfan. O lo hacen como clases extras…. pero triunfan, y eso es lo que hay que ver.

Durante la licenciatura, veía que los doctores recomendaban cierta bibliografía. En general, libros muy avanzados. Y muchos alumnos (incluyéndome), no teníamos las bases bien sentadas en algunas materias, a fuerzas queríamos contestar un libro, al que no le entendíamos ni una palabra. Pero a esas alturas, ¿la culpa es del maestro?… ¡NO!, porque a esas alturas tu ya te conoces, sabes que tan bien aprendes, qué sabes y qué no sabes. Si es necesario llevar un libro más básico, pues agárralo. Si sientes que necesitas algo más rudo, busca otro libro, pero no nos quedemos sin opciones.

Si dejáramos de sentirnos menos casi por cualquier cosa, y admitiéramos nuestras fortalezas Y DEBILIDADES, y afrontamos nuestras debilidades, cubriendo NUESTRAS VERDADERAS NECESIDADES, nuestro mundo sería distinto, aprenderíamos mejor, y disfrutaríamos aprender. Pero mientras nos sintamos atacados y ofendidos por que en realidad no captamos una idea al instante, entonces seguiremos estancados.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s