“Cae más rápido un hablador que un cojo” — Traducción: No seas hocicón

Ese dicho es bastante cierto. Los primeros en presumir, o mencionando otro dicho “De ésta agua no beberé”, todos esos que critican acciones de otros sin siquiera considerar el futuro que les espera, me causan un poco de risa.

Recordé ésto por dos cosas… una vez en la universidad estábamos platicando todos sobre si queríamos o no tener hijos. Y justo el que decía que nunca iba a tener, ahora ya es papá, muy buen padre de familia por cierto, pero lo que quiero abordar es eso. Por andar diciendo, le tocó serlo.

Y justo una vez ya hace como diez años, una vez pedí una recomendación para ver una serie, en un mensaje de FB. Una publicación inofensiva en la que muchos escribieron lo que recomendaban. Pero hubo un comentario en particular que me decía que tenía que aprovechar mejor mi tiempo, porque se notaba que no hacía nada de mi vida, bla bla bla. Solo ignoré el comentario en ese entonces, tomando en cuenta que era una chava de 16 o 17 años que tenía que disfrutar todavía de la vida y que claro que me preparaba, pero se hizo un juicio sin conocerme.

Para no dilatar éste escrito, hace poco me dí cuenta que la persona que me hizo ese comentario, no hace nada de su vida actualmente (desde antes de la pandemia, porque no faltará que quiera paro). Solo juega videojuegos echado todo el día, no tiene empleo formal, no se autoemplea, no se cultiva, no hace nada de su vida, y las personas a las que tanto defendía están en las mismas, o un poco mejor, pero eso si… ninguno de ellos tiene mejor vida que yo en la actualidad.

La moraleja de ésta historia es que, en todo sentido, nunca hay que andar de hocicón, diciendo que a uno nunca le pasarán las cosas, o andar criticando muy abiertamente la vida de otros (aparte, sin que nadie les haya pedido su opinión), porque puedes meterte en grandes problemas.

No mentiré que me gusta recordarles a esas personas esas cosas, y sacarles sus trapitos sucios, porque ahora seguro predican la humildad, de que no hay que burlarse de otros en sus desgracias, pero cuando les toca a ellos hablar, ni recuerdan el concepto de esas palabras.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s