No me esforcé en tener padres millonarios

Últimamente he dejado muchos libros a la mitad por dos principales razones: a) Es contenido obsoleto b) Los protagonistas de la historia son insufribles.

He intentado quitarme esa culpa de dejar las cosas a la mitad, porque no es bueno hacer (no solo leer) algo que no disfrutas, provoca que tus hobbies se vuelvan aburridos y los hagas “solo por que si”.

Ayer justo comencé a leer el libro de “Padre Rico, Padre Pobre”, porque aunque sea literatura más bien motivacional, me gusta quedarme con las cosas buenas.

Y vaya que tiene cosas buenas, los hábitos, el aprendizaje solo puede hacerlos uno con práctica. Pero me molestó bastante leer los diálogos del padre rico. El libro básicamente tiene la ideología que el pobre es pobre porque quiere, ignorando las raíces sociales, económicas e históricas que eso conlleva.

Estoy totalmente convencida que la forma en la que piensas si determina cómo se llevan a cabo los procesos en la toma personal de decisiones, si tu mismo te autosaboteas y piensas que algo (lo que sea) no es posible, claro que no se hará realidad, y que si emprendes una aventura para arriesgarte al menos existe la probabilidad de triunfo.

Pero realmente odio y detesto (y apenas me dí cuenta) que se subestimen los estudios y la preparación, y se diga fácilemente que el que sabe de economía sabe todo. No, no es así. Tampoco negaremos que si no sabes de ahorro, inversiones, cómo comprar, y ya eres adulto, por más que ganes no te irá bien.

Es como lo hemos visto en la vida real, el que no sabía nada en la escuela tiene negocios y dinero por su trabajo; y el más listo del salón apenas y sobrevive. Y todo esto creo que debe tener un equilibrio, porque es cierto que ¿Para qué estudias si no aplicarás tus conocimientos para hacer una contribución real? pero también ¿Hacer dinero es lo único que realmente vale la pena?

Yo solo quiero contar por mi parte, que a mi me gustaría seguir preparándome académicamente porque eso es lo que me trae satisfacción a mí y que no dejaría esa satisfacción por tener más dinero, y que por otra parte, me gusta mucho saber manejar mi dinero y ponerlo a trabajar, porque tampoco voy a negar, que entre más estable y solvente sea la economía personal, más oportunidades tienes en ésta sistema económico.

Dejaré de leer ese libro porque no me trae tranquilidad, porque he aprendido más de economía con otros recursos donde se tiene una visión imparcial y no se hace menos a un personaje (aunque sea ficticio).

Si, esa mentada mentalidad de tiburón y pensamiento fantástico de que el poder de la mente y el “trabajo duro” lo puede todo es irrealista conforme al modelo de la realidad, es una visión de gente privilegiada que desconoce los factores políticos, sociales y económicos que conlleva la pobreza. Photo by Milan Rout on Pexels.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s