Lo de siempre por favor (super en Walmart) #todoOnline

Debido a la pandemia,a que no tenemos carro, a los precios inflados en las tiendas aledañas y su pobre surtido, a veces hasta caducado, hemos hecho la costumbre de pedir el supermercado online.

Veo demasiadas ventajas, una de ellas es que al menos en Walmart, te llevan el supermercado gratis los jueves en compras mínimas de 500 pesos. Incluso hay opciones de apps en las que los envíos son baratos, o hasta la opción de que si tienes transporte propio puedes usar el pickup, osea pedir el supermercado y recogerlo en un horario que te acomode.

Hace más de medio año que los jueves, sin falta, hacemos el supermercado con ellos. Siempre en la misma sucursal, siempre a la misma hora, siempre el mismo método de pago. Me he convertido en cliente frecuente.

Photo by Intricate Explorer on Pexels.com

No sé ustedes, pero a veces cuando contratas algún servicio o compras algún producto y más si son de cadenas grandes, te mandan una encuesta de satisfacción para que evalúes la calidad del proceso de compra, que va desde el servicio al cliente, hasta la calidad de los productos que adquiriste.

En mi última compra me percaté que no me había llegado un producto que había pedido, y aparte me lo cobraron. Como siempre me envían la encuesta, esperé para hacer el comentario. Mi sorpresa fue tal que en menos de una hora, me mandaron un whatsapp ofreciéndome el producto hasta la puerta de mi casa.

A final de cuentas era un producto por el que pagué, si lo pensamos no me regalaron nada, solo me dieron lo que me tocaba, pero para mi, el servicio al cliente es primordial. En el supermercado ya tengo a una persona en especial que me ayuda a resolver cualquier inconveniente que tenga con mis procesos de compra. Ya puedo decir que soy cliente frecuente y que hasta el momento me han resuelto el 99 por ciento de inconformidades que he tenido.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Ahora bien, es muy cierto que las grandes cadenas de supermercados han estado envueltas en muchos escándalos últimamente, y yo quiero invitar a que, de ser posible, mejor compren a pequeños establecimientos para fomentar el crecimiento de la economía local. El discurso parece contradictorio, pero al menos la zona en la que vivo actualmente, son pocos los negocios que ofrecen variedad, calidad y precios competitivos, y esa es la razón por la que dejé de comprarles.

Hay que entender que por más que unl quiera apoyar a la economía local y a pequeños negocios, muchos de sus precios pueden llegar a ser abusivos.

Justo hace unas semanas, tuvimos una fuga de agua y para enmendarla de “mientras”, compramos la famosísima KolaLoka®. Un día antes había agregado el producto al supermercado, pero como urgía fui a la ferretería de por mi casa. Casi me caigo para atrás cuando me dijo el vendedor que la plastilina costaba 3 veces el precio que vi en el supermercado.

Photo by Luis Quintero on Pexels.com

Las tiendas de abarrotes tienen productos viejos y a precios altos.

¿Qué hacemos como clientes?

Tristemente, si uno quiere tener clientes en un negocio, el servicio al cliente, los precios competitivos y surtido son cosas que busco. Lo digo como cliente, no como empresaria, ni dueña de negocio.

Cada quien decide a quien comprar y está muy bien. Independientemente de si traemos mucho dinero o poquito, o de si compramos un solo peso de cilantro o nos estamos llevando mercancía como para un año, el objetivo de una empresa o negocio será vender. Así que uno como consumidor es quien pone las reglas. Si es necesario hacer una queja hay que hacerla. Si te piden que llenes un cuestionario de satisfacción, llénalo. Cuenta las cosas buenas y las cosas malas, porque la crítica constructiva podrá hacer que siempre el consumidor sea el primer lugar y se puedan acomodar los servicios, precios, entre otros, para beneficio de los consumidores.

Photo by RODNAE Productions on Pexels.com

¿El supermercado tendrá siempre mejor calidad y servicio?

Yo creo que no. Cuando vivía con mi abuelito, que es una zona céntrica, las tiendas tenían muy buenos precios, había mercados bien surtidos, y las personas eran amables conmigo y mi familia. Cuando mi familia iba supermercado era como una vez al año y eso era mucho, porque siempre tuvimos acceso a todo tipo de neceseres.

Cuando me fui a vivir en pareja, tampoco nos hizo falta nada. A dos cuadras teníamos un mercado con todo lo que te imagines a granel. Eran precios económicos, mercancía fresca, los del negocio siempre muy amable. A veces íbamos al supermercado, pero era mas bien por “ideas”, no por mera necesidad

El problema (yo lo veo como problema) que he vivido en los últimos tres años, es que, a kilómetros a la redonda, no hay ni un solo mercado, los pocos negocios que hay no ofrecen ni buen servicio, ni buenos precios, ni buen producto. Por eso, mi única opción viable y económica es el supermercado y he tenido solo buenas experiencias.

Photo by Wendy Wei on Pexels.com

Podemos entonces concluir que si hay mercados o pequeños negocios cerca de ti, que realmente ofrezcan todo lo que tu quieres y necesitas, allí es donde debemos comprar. Siempre exige calidad en todos los sentidos, nadie te está regalando nada. Hay opciones, por ejemplo en México, la PROFECO, que auxilia al consumidor con cualquier irregularidad en los productos y servicios. Está bien ayudar a las PyMEs(pequeñas y medianas empresas), pero que eso no cueste calidad.

Después seguiré platicando las broncas que he tenido en algunas demandas que he hecho. Pero eso será para otra entrada 😉

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s