La que nunca se entristece…

Habemos personas que no podemos estar tristes porque se cae el mundo de los otros, como si el nuestro siempre fuera un paraíso lleno de palmeras, música cumbia y vacaciones eternas en el Caribe.

Habemos personas que no podemos pedir soledad porque eso eso está mal, porque “necesitamos ser escuchados”, “necesitamos estar acompañados”, para no caer en la depresión.

Habemos personas que no podemos sentir tristeza o melancolía porque eso es algo que “no encaja con nosotros”, porque siempre debemos estar sonriendo, contando chistes y emanando positividad.

Habemos personas que no podemos descansar un momento porque solemos estar llenos de energía, ir de arriba para abajo, ir en bicicleta por toda la ciudad sin sentir el cansancio, que podemos tener siete trabajos y socializar porque nunca se nos termina la pila, está en nuestra naturaleza ser así.

Habemos personas que no podemos ir a terapia porque no somos ese tipo de personas que necesita ayuda profesional, ya que mostramos conductas totalmente centradas, serenas y lógicas, porque los psicolocos son solo para problemáticos insatisfechos.

Habemos personas que no podemos dar un respiro porque el mundo ajeno se desmorona en pedazos, mientras que el nuestro también lo hace, aunque la fachada disimule las piezas caídas.

Allí está la que nunca se entristece, la que nunca descansa, la que no necesita de nadie ni de nada, la que no necesita del aire para respirar… porque a veces lo único que necesita es el cobijo de la soledad para pensar y encontrarse con ella misma. Así como ella, hay muchos otros allá afuera de tu mundo egoísta.

Photo by Ekaterina on Pexels.com
Sobre ese sentimiento….

Renuncié por dignidad

Hace ya varios años, que comencé un pequeño emprendimiento de dar clases particulares desde primaria hasta universidad de matemáticas, física y otras ciencias. Me ha ido bien y si saco dinero suficiente para ciertos gustitos. Es raro el caso de tener problemas con mis estudiantes, al contrario, les gusta mi trabajo, y la mayoría de las veces lo hago a domicilio, y ellos me recomiendan a otras personas que lo necesito y así es como mi red se ha ampliado.

Aunque si doy clases privadas a niños y niñas de primaria, raramente acepto un trabajo así porque de verdad trabajar con niños es otro rollo. Se necesita una verdadera vocación y grande paciencia. Me llegó la oportunidad. Ya estaba trabajando con la hija de la persona que me contrató y me pidió que si también le incluía al niño. Claramente le había advertido que yo (para ese entonces) NUNCA había trabajado con niños pequeños, así que yo no le podía garantizar algún avance en su desempeño académico, aún así acepté el trabajo.

Y así… estuve por años trabajando con los hermanos. Era claro que como son chicos, son inquietos y no mantienen la concentración, detalles que la mayoría de los niños tienen.

Pasó el tiempo y la señora me contrató no solo para clases de matemáticas, sino de todas las materias que tenían. Nuevamente no tuve problema en aceptar porque los contenidos temáticos en niveles básicos y medios está muy fácil, y no por presumir pero tuve muy buenos maestros, así que a pesar de que ya hace una década que terminé le preparatoria, tengo todo como si me lo hubieran enseñado ayer. Y comencé a ayudarlos a los dos, con las tareas de tooooodo lo que les dejaban.

Con el tiempo me empecé a aburrir y enfadar porque los niños no conocen autoridad. Una de las gotas que derramó el vaso ocurrió a finales del año pasado. Cabe aclarar que el niño “nunca me ha querido”. Es de esos niños que literalmente juega hasta 9 horas de videojuegos al día, no pone atención en clases, es maleducado etc… entonces lo primero que dice cuando me ve es -AY no que flojera-

Pero me valía un poco, y terminó de valer cuando hace aproximadamente dos meses, se puso a hacer un berrinche culpándome de que yo le había gritado. Afortunadamente su tía estaba escuchando todo y lo regañó. Ya no quise regresar a dar clase a él por lo malcriado que era. Pero yo creo que le necesidad fue la que me llevó a platicar con su mamá, y me prometió ella que eso no volvería a suceder. Y sí. Mejoró bastante su comportamiento.

Pero llegó el punto en el que ya no era enseñarle a hacer las cosas, sino hacer las cosas por el; de recibir llamadas de su mamá enojada diciendo que no había hecho toda la tarea, cuando en realidad las agendas los maestros las suben a mitad de semana y yo iba a principio de semana. Y exploté el viernes pasado. Así que simplemente le dije que ya tenía otros planes y que no la podía seguir ayudando.

Ya había dejado de ser maestra de ciencias, a ser la niñera de unos niños berrinchudos. Una situación que me causó estrés por lidiar con niños que no valoran el esfuerzo que hacen sus padres para tenerlos en buenas escuelas y pagarles maestros particulares, y con padres que se les hace más fácil dejar la educación de sus hijos en manos de otras personas, queriendo que uno sea el padre/madre de ellos, cuando eso es una responsabilidad que no me corresponde a mi.

La bronca fue el último día que platiqué con la señora, al final me pidió disculpas y ella dijo que haría la tarea faltante (desde allí se ve la mala educación, en lugar de poner a su hijo a qué hiciera sus deberes).

Soporté humilliación al darle oportunidad a un niño de hacer sus berrinches y que se saliera con la suya. Comentarios despectivos. Incluso para llegar a la casa tenia que caminar un buen rato porque no hay transporte que deje cerca, y al estar las calles solas hasta uno se pone en peligro.

Hasta eso no me disgustaba el trabajo, hasta que me llenaron de responsabilidades que no eran mías. Cabe aclarar que me ofreció duplicar o hasta triplicar el sueldo que me estaba dando, incluyendo pago para transporte… pero por supuesto en ese momento entendí que algunas de las personas que son ricas de cuna, no entienden que hay cosas que no tienen precio; yo le decía a mi novio que aunque me pagara 1000 pesos por hora, no regresaría, porque ya no se trataba de una cuestión económica, sino persona; una situación en la que ya tenía que lidiar con responsabilidades que un padre o una madre deberían tener hacía sus hijos.

La semana pasada (la última vez que fuí), me dejaron esperando una hora, porque los papás no sabían el horario del niño (hace clases extracurriculares). Para mi es una falta de respeto que me tuvieran esperando por su mala organización.

Es algo que me pesa porque sí disfrutaba lo que hacia, me pagaban bien $$$$, en temporadas de exámenes iba y me traía mi bonchote de dinero, y la señora era muy amable (a pesar de sus arranques de ira cuando me decía que no había terminado la tarea por cuestiones ajenas ami).

En éstos momentos sigo dando clases y asesorías personalizadas, pero el salirme de ese confort y de ese ciclo me ha hecho pensar reinventarme y comenzar otro emprendimiento. Me he dado como límite ésta semana para hacer algo que me guste todavía más y que también me deje más dinero. Comenzar a hacer otras cosas es fastidioso porque uno se acostumbra a una rutina o una normalidad. Pero justo éstas situaciones son las que te hacen crecer más.

En éstas semanas tal vez esté más “bruja” (desconzoco si éste término todos lo conocen, pero se aplica cuando uno casi no tiene dinero), pero en definitiva estaré más tranquila y con más ganas de hacer las cosas.

Por cierto, curiosamente ahorita llegó un señor a mi casa repartiendo hojas de papel con sus datos porque hace diferentes trabajos como de albañilería, plomería, etc… dice que trabaja los domingos y hace presupuestos. Lo tomaré como una señal “divina” de que debo ponerme las pilas, y no desistir, ya que siempre que uno empieza de cero, al menos en mi experiencia, vienen cosas mucho mejores.

¡Es momento de volver a emprender!

Adiós a la opresión del bikini

No sé porque los calzones se me rompen bastante rápido. Puede ser que solo uso la lavadora, o le voy un poco más a que cada vez las cosas están elaboradas para padecer la obsolescencia programada.

Ya he comentado sobre que subí de peso y esto provocó que la ropa interior me quedara muy ajustada… pero era como siempre… incluso cuando era muy muy delgada utilizaba talla mediana (y no estoy culona la verdad).

La ropa interior de mujer es la cosa más incómoda que existe. Incluso si te vas a las marcas más reconocidas, no siempre hay confort, y menos cuando menstrúas y tienes que hacer uso de toallas femeninas, que hacen como si se te viera un tambache tipo pañal haciendo un bulto en la entrepierna, y se te bajan los calzones a la cadera para dejarlos bien marcados.

Entonces mi vida cambió hace como un mes, cuando, penosamente admito, me quedé sin calzones limpios debido a las lluvias. Mi novio me prestó unos bóxers. Nunca había utilizado bóxers, pero me sentí bastante cómoda. Y como ya no tenía calzones “buenos”,decidí comprarme un paquete para mí.

Así el patriarcado ha ganado una batalla más, haciendo ropa interior más cómoda para hombres.

No digo que las tanguitas, los bikinis sean una tortura china indeseable, pero no siempre son la mejor opción si tienes una vida ocupada. Entre la sensualidad y muchas cosas, en realidad las tangas solo deberían utilizarse “para el momento de pasión”, o cualquier otro momento que sea casi instantáneo; porque aunque no existe una relación directa entre las infecciones vaginales o urinarias y el uso de la tanga, es bastante cierto que si coadyuvan a infecciones, rozaduras y otras cosas (aunque realmente si tienes buena higiene no afecta tanto).

También quiero comentar que los bóxers tienen espacio para el pene que no tenemos, pero si estás en tus días puede ser útil ese espacio para la toalla femenina, que de preferencia debe ser sin alas, porque a diferencia del bikini, el corte del bóxer es tipo pantalón corto, no tienen de donde sujetarse las susodichas.

Incluso funciona como un shortcito de licra para el uso diario.

Así que he decidido utilizar solamente bóxers para mis días comunes y corrientes, es una experiencia muy cómoda, que vale la pena intentar y darle una oportunidad.

Adiós bikinis, no los extraño.

Confesionario 13-Septiembre-2020

El aprendizaje de las ciencias debe ser divertido, pero creo que en muchas universidades tienen muy arraigado que el concepto de aburrido y serio son sinónimos.

Estoy harta del ambiente académico que es unido… de víboras >.<.

Confieso que hice jaboncitos “artesanales” éste fin de semana, pondré una entrada de ello después, pensaba en venderlos pero ju nous

Confieso que estoy muy entusiasmada por la llegada del otoño.

Confieso que ya comí mucho pan de muerto.

Confieso que quiero un horno graaande.

Confieso que estoy haciendo una colección de tés.

Y también confieso que estoy haciendo una colección de aceites y esencias para usar en mi difusor de aromas.

Y también mi colección de plantas aromáticas.

Confieso que estoy muy triste porque mi odontólogo ya no trabaja a donde iba, y no tengo ni pista de él, de verdad me pone depresiva porque encontrar gente con ética es difícil.

Confieso que el té de Alessa es de lo mejor de éste mundo, sobre todo el de chocomenta.

Confieso que no sabía que Groupon ya no existe, ahora es Peixe, pero sigue habiendo descuentos de locos.

Confieso que últimamente la lectura me ha sacado de la ansiedad.

Confieso que necesito más ropa porque la que tengo ya no me queda D:!

Confieso que quiero intentar hacer el drawtober éste año, es probable que me ayude también con la ansiedad.

Confieso que acaba de empezar el semestre y quiero que ya termine D:! (y no por lo pesado de las materias….).

Confieso que quiero arreglar mi bicicleta porque ya está bien destartalada la pobre u_u!

Confieso que lo mejor que me ha pasado últimamente fue una llamada con Susana de CINCO HORAS! si, hablamos por cinco horas. La extraño mucho u_u, creo que es lo que más duele de tener un mejor amigo foráneo.

Confieso que es todo lo que tengo que confesar.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Confesionario 06 de abril del 2020

++ Confieso que compré una bicicleta elíptica para no ponerme marrana… pero casi no me he subido porque traigo un dolor de espalda D:! pero ya se me quito :o!

++ Confieso que me entregaré esta semana santa a la procrastinación entera para descansar mi mente.

++ Confieso que retomé el estudio del japonés, y el canal de Yuyu Nihongo fue mi principal inspiración, pero estoy estudiando para el N4 desde la página de JLPT Sensei

++ Confieso que me siento más confiada en mis habilidades de idioma francés.

++ Confieso que tener la casa limpia es tener el alma limpia. Limpien a profundidad sus espacios.

++ Confieso que aunque la situación económica es fea para muchas personas, aquí también se deja ver la falta de la cultura del ahorro en muchas familias a nivel mundial.

++ Confieso que estoy triste porque Toluna me devolvió mis puntos y no se pudieron redimir mis 250 pesos :(.

++ Confieso que hice una limpieza de likes, suscripciones y demás de las pocas redes sociales y de videos que tengo (solo me quedé con Youtube y FB), si no escapas de ello, al menos hay que intentar que sean un lugar agradable.

++ Confieso que quiero una plancha para takoyaki, para jamás utilizarla.

++ Confieso que me molesta que la gente sea bien mojigata en estos tiempos de las vacaciones de primavera y se tomen bastante a pecho la vigilia, si el resto del año son una mierda de personas.

++ Confieso que quiero hacer oreos fritas.

++ Confieso que tengo ganas de dibujar en mi tableta gráfica, pero se me va el día en otras cosas.

++ Confieso que calibré la bateria de mi computadora, son cosas que uno debe hacer y que no siempre hace uno.

++ Confieso que tengo que recomendarles este canal En pocas palabras. También está un canal en inglés. Confieso que debido a eso, tal vez haga una entrada con mis canales favoritos de youtube 😀

++ Confieso que quiero solo un día, EXCLUSIVO para leer desde la mañana hasta la noche.

¿Qué hago cuándo estoy triste?

A veces, asi de la nada me pongo triste, o me pongo a llorar, y esos días no son buenos para mí. No lo suelo mostrar a los demás, porque a veces el mundo ya es demasiado deprimente como para llenar a otros con mis problemas (en ocasiones imaginarios, porque no parece que hubiera un detonante), el punto es que hacer ciertas actividades me hace sentir mejor. Son variadas, y me gustaría compartirlas, solo para dejar que las ideas fluyan con la tristeza. Pueden compartir qué hacen ustedes.

++ Escuchar Europop-Jpop-Metal. La musiquita pegajosa, alegre para bailar es una gran cura, y es que es simple, te incita a dejarte llevar. En cuanto al metal, si tiene una buena guitarra o bateria, te pone en un modo muy activo que hace más fácil olvidar los problemas. Aunque prefiero el metal para cuando voy en la bici en una subidita. Si el jpop tiene coreografía o específicamente es de Morning Musume jamás le diré que no a una rolita de ese tipo.

 

++ Cantar a todo pulmón. No necesariamente tienes que estar triste, es suficiente con querer ser más feliz, por eso soy feliz de ser parte de “Los Soberbios” y de tener mi post dedicado a canciones de amor Los Soberbios y el amor

++ Caminar. Tiene que estar combinado con escuchar música, sino los churpios nacos te deprimen. Cualquier actividad física es aliada para olvidar los problemas. No me gusta que sea algo fuerte porque si no cumples con la meta de una rutina te puedes sentir mal, pero caminar, uno le va tanteando que tanto puede.

++ Fandom. Escribir historias, dibujar, leer historias o ver fanarts de otros con tus parejas favoritas es algo que cura mi depresión al momento, ver la felicidad reflejada en lo que es o lo que pudo ser tiene un efecto innegable. Para nutrir el fandom random, está el buen Wattpad , o quien prefiere los foros está AminoApps.

Belonging to Sesshoumaru – An Adult Sess/Rin Story – shinsankai

Fuente: https://shinsankai.wordpress.com/2015/07/12/belonging-to-sesshoumaru-an-adult-sessrin-story/

++ Pasatiempos del momento: No puedo decir que me encanta cocinar, dibujar, coser, maquillar, porque no es algo que hago diariamente, pero cualquier pasatiempo en el que seas bueno y te salga de lujo, es algo que ayuda a superar la tristeza y la depresión. El sentido de utilidad hace bien a la mente. Recuerdo que a mediados del año 2013 tenía una especie de depresión que hasta con el psicólogo tuve que ir, llegué a pesar como 39 kilos, estaba con alguien que no quería bla bla…. sacar buenas notas en la universidad, y ganar el tercer lugar en un concurso de oratoria en japonés (eso de estar parloteando siempre se me ha dado), levantaron mi ánimo de volada, porque me sentía útil, me salían bien las cosas y justo ese día, fue como si las nuber se hubieran borrado. Aunque para esto si hay que tener un poco más de voluntad para proponerse una meta y lograrla, y puede que no nos sintamos muy bien en el proceso.

++ Estar limpio: Veo que muchas personas y me incluyo, cuando se sienten ahuevonadas se dejan la pijama y algunas hasta no se bañan, creo que esto es lo peor para la tristeza. Aunque no salgas, y no hagas nada, el estar bañado, un poco perfumado y vestido te ayudará a no sentirte mal. Lo bueno de mi persona es que adoro la limpieza excesiva, entonces me podrían ver fodonga, pero jamás puerca.

++ Platicar con tus amigos: Por más ogetes y culeros que seamos, siempre habrá alguien de culero-odioso-buena onda-chismoso o cualquier adjetivo que le quieras poner a tus compinches, si realmente son tus amigos ellos estarán felices de ayudarte, escucharte, aunque sea por teléfono, skype o cualquier otra modernidad. Para las personas que queremos, siempre tendremos un cachito de tiempo.

++ Ver Gintama o algún otro anime que me saque risas. Gintama me sacó de la segunda depresión más fea que tuve alguna vez :3!

 

Confesionario 15/Marzo/2020

++ Confieso que tener una agenda ha reparado mi vida de una manera que no puedo describir, soy más organizada, entrego todo a tiempo, y me da tiempo para hacer cosas que quiero.

++ Confieso que por participar en el editatón Wikipedia de éste año, me gané una beca para el Talent Land, y confieso que quiero ir a ver la conferencia de mi gurú de las finanzas, Sofía Macías.

++ Confieso que me choca la gente que hace pánico por el coronavirus, obvio es nuestra responsabilidad social no andarlo esparciendo evitando salir, tener contacto humano… pero no inventen, tampoco es el apocalipsis como para que regañen a todo mundo por juntarse, o que se acaben el papel, jabón y otros menesteres para el hogar.

++ Confieso que la neta si se maman con los chismes que le enjaretan a AMLO.

++ Confieso que fui a renovar mi pasaporte la semana pasada, y me parece increíble la cantidad de personas de la tercera edad que van a renovarlo, me imagino que es porque trabajan en los yunaited, o sus familiares son de allá.

++ Confieso que ya estoy en mi IMC normal.

++ Confieso que odio los apoyos económicos de las universidades públicas, casi casi te piden de requisito llevar pelos de rana calva y el santo grial, para casi nada que ofrecen.

++ Confieso que quería salir de vacaciones en semana santa, pero nel

++ Confieso que pude hacer posible que mi hermano conociera a Alex Vincent (Andy en Chucky), y me da felicidad saber que lo puso feliz, aunque a veces mi hermano me caiga bien gordito.

++ Confieso que me compré un aparato para quitar los puntos negros… y valió la pena, esa carita tan limpia que deja, está con madres.

++ Confieso que estoy leyendo un manga llamado Midnight Secretary.

++ Confieso que soy feliz por el 20 aniversario de Inuyasha… sé que estoy mame y mame con eso, pero es una serie que ha marcado mi vida y me encanta.

++ Confieso que he tenido bastante tarea y ocupaciones, tanto que ni he podido hacer lo que más me gusta de esta vida…. escribir en mi blog.

++ Confieso que me gusta que hayan quitado las clases en la universidad, y estoy harta en fingir que no.

++ Confieso que porqué diablos la gente que me cae bien cumple años en marzo D:!, me van a dejar pobre con sus regalos :o!, pero vale la pena cada centavo con tal de verlos felices y estrenando cositas <3!

++ Confieso que no me gustan para nada los niños, volviendo a lo de la renovada de pasaporte, salí con un dolor de cabeza a causa de los niños D:!

++ Confieso que traigo un nuevo corte de pelo, yo me lo corté solita.

++ Confieso que vuelvo a usar lentes porque me canso la vista, porque ya estoy bien viejita y soy bien estudiosa (oi nomas).

++ Confieso que ya es tiempo de grabar algo nuevo para Los Soberbios.

++ ¿Porqué será que siempre valgo verga en el Listening del TOEFL? siempre estoy bien sorda con los idiomas, tal vez no me fue tan mal, los resultados los compartiré cuando los tengan listos…

++ Ya terminé mi curso de redacción científica, y lo he puesto en mi LinkedIn :D!

 

Confesionario 12 de febrero 2020

Hace bastante tiempo que no escribía un confesionario, y creo que es hora de dejar ir todo lo que traigo (tanto bueno como malo)

++ Confieso que hoy se me hizo tarde para llegar a clase, y tuve que llamar para decir que no iba a llegar… lo peor de esto es que soy la única alumna de la clase.

++ Confieso que no me gustan los pueblos mágicos (ódienme culos), odio la vida de pueblo y tranquila, y lo peor es que casi siempre hay banda tocando :s!

++ Confieso que me gusta hacer postres, pero más que todo, disfrutarlos :D!

++ Confieso que ahora tengo el cabello azul, y que creo que no me sienta bien.

++ Confieso que ya tengo mis lentes para la vista cansada, y que siente padre ver bien por las noches 🙂

++ Confieso que quisiera tener más tiempo libre para poder leer más.

++ Confieso que ya casi un mes y medio de hacer Pilates.

++ Confieso que mi vecina me cae mal por desquehacerada (no la sra. Angela, la otra vecina).

++ Confieso que, acerca de la lectura, quiero intentar leer libros que me ayuden en mi vida diaria, como los del PCInversionista, que ha cambiado mi vida para bien.

++ Confieso que me gusta estar en Quora.

++ Confieso que no me gusta madrugar tanto, pero lo positivo de esto es que el dia te rinde bastante.

++ Confieso que he estado muy negativa, viendo lo malo

++ Confieso que este año si vi los Óscares porque estaba en una quiniela en Lifepoints, y fallé en la terna de mejor animación… si, sonará mainstream pero no me da confianza que haya ganado Toy Story 4.

++ Confieso que hablando sobre los nominados y eso.. The Irishman fue muy buena pero es como ver otra versión de El Padrino, con los actores que siempre interpretan el papel de siempre… no me peguen, es la verdad culos 8-D!

++ Confieso que les recomiendo el programa de Gravitik de RadioCucei, lo transmiten el miércoles a las 6 de la tarde, buenos temas :D!

++ Confieso que estoy aprendiendo a hacer masajes.

++ Confieso que los cetes si me han generado rendimientos :D!, inviertan allí chavos

++ Confieso que estoy viendo Inuyasha para celebrar sus 20 años de creación :D! (creo que esto ya lo había confesado, pero no importa).

++ Confieso que redimí en Toluna un canje por 250 pesos para The Cheesecake Factory

++ Confieso que no me gusta que la gente sea impuntual, y que es algo que es requisito para que una persona tenga una buena impresión en mi.

++ Confieso que se me hace raro tener muchisisisisisisisimas visitas en mi blog de tan pocas personas, parece que me estan estalqueando (en el mal sentido).

++ Confieso que en estas fechas me acuerdo de lo tacaño que era mi ex, y me da coraje xD.

++ Confieso que ya me quiero titular (y apenas voy empezando la maestría xD).

++ Confieso que me gustaría vacacionar en el Caribe.

++ Confieso que ya terminé el francés de Duolingo, y ahora estoy en Busuu.

 

Dar y dar, y no recibir

El mejor consejo que he adoptado en esta vida es que si quieres evitar la tristeza, la desilución o cualquier otro sentimiento negativo, lo mejor es no esperar nada de nadie.

Cuando te toca dar, no pienses que te será devuelto lo que has dado. Eso va desde un chicle, 50 pesos, escuchar a lo que necesita, necesidades de tu pareja, etc… A veces puede existir cierta correspondencia en tus actos, pero en realidad es muy raro que pase.

Algo que quiero admitir (y espero no ser la única), es que a pesar de ser una persona desprendida de las cosas (juro que no me duele dar lo que tengo), en ocasiones, y sobre todo cuando uno se encuentra en una situación emocional inestable, como que si quisieras recibir algo a cambio. No lo dices, solo lo piensas. Y puedo atreverme a decir, que no siempre lo que hacemos es al cien por ciento desinteresado.

Intento que así sea, pero no es garantía de que todo lo que hago o digo sea correspondido. Y prefiero que todo lo que se me dé sea correspondido por los otros. No porque lo sienta como una deuda, sin embargo hay personas muy fuertes que no hacen obvio su malestar o tristeza en una situación; y regresar un poquito de lo que nos han dado, puede contribuir a la felicidad del susodicho. Porque a mi de verdad si me gusta regresar lo bueno que han hecho por mi, porque quiero hacer de este mundo un lugar màs feliz, lleno de sorpresas para mis allegados.

Pero no mentiré que en ocasiones esa tristeza me invade, y duele más cuando no son cosas materiales, sino sentimientos o acciones.

De este tema hay mucho en internet, pero puedo resumir bajo mi pobre experiencia (porque si un treintón o cuarentón lee esto, se cagaría de risa y diría: qué pedo con esa mocosa nalgas miadas), y que a los más jóvenes les pueda servir.

  • De verdad no esperes nada de nadie
  • Devuelve todo lo que te han dado, pero no con intención de saldar una deuda, sino porque te nace hacerlo.

Espero releer esta entrada y calmar lo que siento. No me es fácil hablarlo a pesar de que hablo mucho, pero el escribir las cosas me ayuda a dejar el negativismo en cada letra que escribo.

 

NOTICIA FUERA DEL TEMA DEL POST: Intentaré ilustrar cada una de las entradas de mi blog en mi cuenta de instagram, digo intentaré porque obviooo no sé dibujar y no tengo formación en eso, pero creo que en parte también es el miedo que nos meten de “no sabes dibujar” o “Don Vergas dibuja mejor que tu”, así que aunque fracase, lo intentaré.

A %d blogueros les gusta esto: