Vivencias sobre el día del amor y la amistad

Ya es el mes del amor y la amistad, ¿le van a regalar un cojín a su pareja?

Se me hizo una buena ocasión para curarme a mi misma y dar mi opinión y por supuesto contar algunas vivencias que he tenido en estas fechas, tanto buenas como malas.

El primer recuerdo vívido que tengo del día del amor y la amistad fue un intercambio que se hizo en tercero de secundaria. Esa semana, me suspendieron por andar haciendo travesuras, y como castigo tuve que faltar al convivio, pero fui a la salida para entregarle su regalo a Miriam :D! Fue algo curioso porque en realidad no me sentí mal por haber sido suspendida. Tal vez tiene que ver con que eran los mejores momentos de mi vida esos ayeres.

Y aunque si recibí en la preparatoria algunos detalles de unos chicos a los que le gustaba, los mejores regalos los he recibido de mis amigas. Cartas, peluches, cosas de Inuyasha o de animés que me gustan, porque creo que esos regalos son muy sinceros, hechos por ellas, y sin nada de sexualidad en los objetos que recibí.

En la universidad ya no tuve esa curiosidad de regalar cosas a mis amigos ni a los que me gustaban. Luego allí tuve un novio, pero me daba coraje porque según eso el no le gustaba el 14 de febrero por ser una fecha comercial. Ya después caí en cuenta que era muy tacaño y esa era la razón principal. Y no es por nada, pero mis regalos suelen ser chidos.

Ahora bien, algo de razón sobre ésta fecha es que las flores, chocolates, cenas, reservaciones, y más, tienen precios desorbitantes, se inflan al triple fácilmente. Lo viví en carne propia cuando vivía por Mezquitán, zona conocida por las flores que vende, y diario pasaba por allí. Cuando una docena de rosas costaba 50 pesos sin arreglar, en estas fechas llegaban hasta 150 pesos, y si las querías arreglar ya era costo extra.

Soy de la idea de que es malo dilapidar el dinero, porque a veces confundimos el amor o la amistad con ser materialistas y demostrar nuestro cariño con regalos, y no enfocarnos en las cosas que valen la pena o en agradecer el amor o la amistad. Pero con la experiencia que tuve de la tacañería, está mal tomarse muy a pecho esto. No está mal regalar una cena hecha por ti, algo que la otra persona necesite, un día de spa, pero si veo innecesario comprar un peluchote con todo el dinero de tu quincena, o unas flores que terminarán en la basura en una semana (si es que duran). Para esto existen un montón de opiniones, hay quienes si disfrutan de regalos estrafalarios, y otros que si no les gusta gastar un céntimo para no alimentar el capitalismo que representa éstas fechas.

A mi si me gusta recibir regalos, pero si prefiero que sean hechos por las personas con sus manitas, porque invertir tiempo en algo para mi, me hace pensar que se las ingeniaron para sorprenderme y eso no tiene precio.

Yo creo que el amor lo puede todo (menos infidelidades y faltas de respeto), y que a este mundo le hace falta el amor, no caigamos en el consumismo, si bien una pareja y una amistad es como una planta que debe sembrarse y cuidarse todos los días, no solo un día al año, ésta puede ser una fecha especial para llamarle a alguien, para dejar el orgullo y el egoísmo de lado y regalarle algo a la persona que te gusta, o planear algo especial :D! Véanlo como algo de terapia, para sacar a relucir la creatividad, háganlo por ustedes, no por los demás 🙂

Y como dijeron en el podcast de Telosico el domingo pasado, coger ese día debe ser obligatorio, debe estar en la Biblia del 14 de febrero.

Resultado de imagen para el delicioso gif

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s